jueves, 29 de diciembre de 2016

Beneficios energéticos con la instalación de suelo radiante



En efecto, el sistema de suelo radiante se trata de una instalación invisible porque se realiza bajo el pavimento, de manera que se evitan los radiadores y toda la superficie del suelo es el elemento emisor de calor. Con esta característica fundamental, es lógico pensar que la temperatura puede ser regulada con menos consumo de energía, dado que para obtener el mismo resultado, no hace falta aumentar los grados al calentar el agua, sino que a menor temperatura, se logra un confort más uniforme y constante.


La instalación de http://sueloradianteprecio.com/ cuenta con distintos elementos tales como el termostato y el regulador de temperatura, además de que permite racionalizar su funcionamiento por áreas del espacio cancelando el servicio por zonas. Sin embargo, la instalación llega a su mayor punto de eficiencia energética cuando se mantiene en activo durante largos periodos. Es el caso de centros comerciales e instalaciones donde hay afluencia de público, así como en colegios, hospitales y lugares similares.

Estamos ante un método sin ruidos, sin molestos radiadores y sin corrientes de aire. Además, dado que el calor tiende a elevarse, la sensación térmica general es más confortable, permanente y estable, manteniéndose así por más tiempo. Al no haber corrientes de aire, se eliminan las partículas en suspensión y los usuarios alérgicos notarán la diferencia. Además, en combinación con el sistema de aerotermia se logran grandes beneficios energéticos cuando se utiliza el aire del exterior como fuente de energía.

Otra de las principales ventajas es el aprovechamiento del espacio que normalmente ocupan los fancoils o radiadores en las instalaciones convencionales; y es que toda la superficie disponible resulta útil con este sistema, lo cual amplía y facilita la decoración sin estorbos y la comodidad de espacio sobre todo si hay niños en la vivienda al evitar golpes o caídas. Y evitando la limpieza de radiadores, el problema que suponen al pintar paredes y posibles roturas de los mismos.

El sistema de suelo radiante admite ser instalado bajo todo tipo de pavimentos y con todo tipo de energías actualmente existentes, siendo más eficiente con la colaboración de las energías renovables. Térmica, eólica, geotérmica, solar, eléctrica o gas, todas estas energías son compatibles porque el proceso consiste en calentar un circuito de tubo por el que circula el agua calentada a temperatura media. Cualquiera de estas opciones, además, contribuye con la protección del medio ambiente y con el ahorro energético en cada factura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario